Tener un huerto en casa no supone mucho sacrificio ni hacen falta demasiados conocimientos para acabar obteniendo una pequeña cosecha de hortalizas muy apetitosas. Posiblemente una de las tareas a tener más en cuenta, si no la más importante, es la de controlar regularmente el riego, mayormente durante las estaciones del año que la temperatura sea más alta. No olvidemos que, a diferencia de las verduras plantadas en el suelo, las nuestras estan dentro de un contenedor de reducidas dimensiones, con no demasiado sustrato y, por lo tanto, se acumula más temperatura y calor.
Hay quien prefiere regar a mano,puede servir de entretenimiento y relajación. ¡Ello puede llegar a ser terapéutico!… pero requiere de mucha perseverancia y sólo es recomendable si es posible realizar esta tarea casi a diario.
Si no fuese el caso, des de Hort a Casa os recomendamos que hagáis una pequeña inversión y os planteéis de montar un riego automático. El montaje es muy sencillo y podéis distribuir el gotero y el resto de complementos vosotros mismos sin esfuerzo y sin tener conocimientos técnicos. Las ventajas son mayores puesto que podréis olvidaros de esta obligación. También comprobaréis, con el paso del tiempo, como la producción de vuestra cosecha tiende a ser incluso más generosa.